Buscar y encontrarás...

domingo, 26 de octubre de 2014

Concierto para Violín y Orquesta N° 1 en Sol menor - Max Bruch


Enlace recomenda'o

Este concierto... un tanto lo jodió a Bruch (Max para los amigos). Lo típico: la popularidad de la obra es tal (que va, lo interpreta media humanidad), que eclipsó mucho de su obra con el tiempo (y tiene muy bonitas, por cierto). Ya ni hablar de los otros dos conciertos para violín que compuso, tanto los eclipsó... que ni yo los recuerdo, aunque eso ya es una cabronada mía, lo siento.

Este concierto es parte indispensable del repertorio violinístico, junto con los 4 grandes románticos que son Tchaikovsky, Mendelssohn, Beethoven y Brahms, aunque por calidad indiscutida, puede intercambiarse con el de Tchaikovsky o compartir podio. Pero es que está más bueno que la mermelada! aunque tiene unas cosas curiosas que ya te cuento.

Sabes por qué "Concierto" son palabras mayores? porque es una monumental obra para hacer que una sola persona brille y sea llevada al límite en todo y durante un buen rato: técnica, expresividad, estilo y musicalidad propia. Tres o más movimientos significa mucho trabajo, porque el discurso es largo pero absolutamente necesario, explorando mil verdades que no basta darlas de corrido en un solo tiempo, sino que se necesita pausas y cambios de ambiente para poder explicar una épica enorme. Un primer movimiento oscuro, furioso y dramático, un segundo absolutamente cándido, suave, lírico, un canto natural, y el tercer movimiento que es un espectáculo lleno de risas pero con belleza también.

Para el primer y segundo movimientos no te voy a cargar con más de un video, que con Perlman basta, y de todos modos sería un lío poner más. En pos del orden y belleza de la sencillez, solo dos videos seguidos.


1er y 2do Movimientos - Vorspiel Allegro Moderato y Adagio

Dos movimientos fusionados como "un" siamés, con un puente luego de la furia a la calma. El contraste entre el primer y segundo movimiento es delicioso, y tambien la modulación armónica. Los videos dividen ambos movimientos para mejor entendimiento.

La cosa curiosa de este concierto es lo realmente... libre que es. Si escuchas por ejemplo el de Mendelssohn que ya alguna vez comenté acá, te das cuenta que puedes marcar el ritmo con el pie sin problemas casi toda la obra. Este concierto no, tiene tantas cadencias (o sea, partes que toca llenas de notas libres sin un ritmo obligatorio digno de reloj) que es un espectáculo de romanticismo en su más puro estilo, especialmente este primer movimiento. A gusto personal tiene un aire a música gitana enorme, a esa música llena de exhibicionismo y temas en modo menor llenos de melodías que lamentan pero con notas rápidas pero a tempo libre. Ya desde el inicio es así, ahí tienes para escuchar.
La estructura es bastante simple, con el vorspiel o introducción, hasta el 2:14, donde empieza ese tema bien sobrio y elegante que ya podría ser un tango, está pa bailar.
En el 3:28 entra el segundo tema, y como es obligado, luego del tema oscuro, viene el tema lírico y luminoso como amanecer que se goza y retoza sobre si mismo, desarrollandolo ahí mismo, hasta el 5:00, donde aparece de nuevo el primer tema en versión desarrollo que va preparando el clímax del primer movimiento, con la orquesta explotándo en el 6:03.
Se vuelve a exponer la introducción en el 7:10 pero esta vez cambiando poco a poco el humor para pasar a la belleza del segundo movimiento.



Diox, esto si es una preciosura. Sobran las explicaciones. Dividido en dos partes principales, la segunda empieza en el 4:00, cambiando la tonalidad y volviéndose más divina, más luminosa con nubes aún, como viendo el mar de nubes mientras estas en el avión muy arriba:




3er Movimiento - Rondó




Un Rondo es una forma fácil de seguir, ya que básicamente consiste en tomar un tema y repetirlo varias veces, como un estribillo, mientras en el medio pones otros temas variados para siempre volver al estribillo. El tema principal es el que toca el violín solista nada mas empezar. Sabes que es lo gracioso? se parece al de Brahms en curiosos aspectos, y el concierto de Brahms es posterior a este. Lo que pone la guindilla al asunto... es que el propio Max Bruch llevó este concierto a Brahms para que opinara sobre el, para terminar siendo desdeñado bien feo por Brahms, que el barbón era un tipo difícil (con barbón me refiero a Brahms). Creo que una cosa que le criticó era sobre este movimiento precisamente y su inicio usando dos cuerdas al mismo tiempo en vez de una melodía simple y bonita usando una cuerda. El tío Brahms abre el tercer movimiento de su concierto con lo mismo.


Coda:

Bueno, igual te cuelo estos dos videos de mi versión favorita del concierto.