Buscar y encontrarás...

viernes, 31 de agosto de 2012

A Place for my Head

Con spoilers por supuesto. Y bien, este anime lo tengo fresco en la memoria (principalmente por la diversión que era para mí) lo que hace su review más fácil, ya que mi memoria es un chiste mal contado... mejor no profundizar en ese hecho.




No estaba muerto, estaba de parranda ♫

Danza Macabra - Camille Saint-Saëns





Las imagenes del video explican por si mismas de que va la obra. La verdad no me gustan nada las historias que acompañan a algunas piezas, me aburren (bueno, no tal extremo y también hay excepciones). Recuerdo cuando asistí a un recital donde se iba a interpretar la sonata para violín y piano en la mayor de Cesar Franck. El violinista empezó dando primero una pequeña introducción en la que le daba un contexto a la obra para que el público se guíe y tenga una idea del sentido de la música. Debido al carácter que tiene la obra en ciertas partes, lo describió con un funeral o algo por ahí (ha pasado tiempo, y me moría de sueño en ese momento si mal no recuerdo).
La música por si sola es fuerza, poder, emoción. Es limitante y pequeño el encuadrarla en un contexto para que esta tenga un sentido; de hecho, es ridículo. Ojo con las malas interpretaciones, no estoy despotricando del músico que escuché en esa ocasión, solo me expreso. Pueda servir para que el público que escucha por primera vez una obra y sin la... ¿cómo llamarla? ¿sensibilidad suficiente? o desarrollada, aunque igual suena mal como lo digo, halle con que fútil evento darle un sentido a la música. Es útil para la audición que recién se empieza, pero al final, esta termina hallando su propio lugar por si misma (es diferente el usar ejemplos para explicar la expresión al momento de estudiar una pieza, ya sea en orquesta o en instrumento propio).  En lo personal me gusta mucho lo indeterminado (como al final termina siendo la música en la mente), lo etéreo o nebuloso, que no tiene una explicación o es simplemente demasiado volado (que pobre descripción...). Recuerdo que hasta mis pesadillas más terroríficas son así: no hay monstruos o cosas que tengan que ver con algún primitivo miedo humano (o moderno, con el estrés de la vida del hombre moderno), no. Recordando, en estos solo existe mi conciencia en quien sabe donde acompañada por una sensación... "cuadrada" (no se que otra palabra serviría mejor en este caso) que me aplasta, o rueda? joder, con pesadillas como esa para que quiero hierba! no se porqué el color naranja se me viene a la mente cuando intento reconstruir esas raras pesadillas.

En fin, mucha paja mental. Lo básico: esta obra está basada en un poema de Henri Cazalis que describe a la muerte tocando el violín invocando a los muertos (nunca los dejan descansar en paz).
Procede tal como se ve el en video: el arpa representa las campanadas (doce dicen) y sale La Muerte (omnipotente y omnisciente, nunca lo olvides) que comienza afinando el violín. Para esta parte el violinista solista debe afinar su instrumento un tanto diferente del de los demás violinistas, afinando la cuerda más aguda (mi) un semitono menos. El acto de afinar un instrumento de cuerda frotada es normalmente pasando el arco sobre dos cuerdas al mismo tiempo (para comprobar el correcto intervalo entre las dos en base a bicordes, cosa de oídos). Queda en que el violín principal está un poco diferente. Con dos acordes en las cuerdas usando el pizzicato (0:34 min.) empieza el vals, con una pequeña introducción y procediendo La Muerte (ah! como me gusta ese nombre) a tocar su oscuro, gracioso como oscuro y maquiavélico solo. Después de preguntas y respuestas entre le solista y los vientos maderas vuelve La Muerte a afinar el violín (1:02 min). El vals vuelve con fuerza, esta vez de parte de las cuerdas, representando esta parte de la música el alzamiento de los cadáveres y el comienzo del baile. 1:51 min. vuelve el solo, pero las respuesta de las maderas no vienen solas. Se agrega el xilófono, genial detalle de Saint-Saëns para representar el choque de los huesos entre los putrefactos. Y así la música va desarrollando, adquiriendo más intensidad por momentos. La verdad no se que tiene que ver la pareja de esqueletos casándose en el 2:45 min. pero bueno. El solo vuelve pero cambiando la tonalidad a si mayor (donde está el flaco dándole el ramo a la desnutrida vestida de rosa), las maderas responden, luego las cuerdas y pasan luego a subir y bajar usando escalas cromáticas mientras los cellos y contrabajos tocan una de las melodías principales. Todo misterioso siempre, representando si mal no me ubico esta parte el viento que corre, que ya llega el amanecer y el miedo.
4:00 min. que ya está en su clímax, los metales (empezando por trombones, luego trompetas y vuelve trombones, siempre apoyados por los cornos) representan el miedo de las calaveras, vamos, que la fiesta se acaba y ya es lunes. Corta fue la ilusión (por cierto, que pesadas las calaveras jodiendo a La Muerte en el 4:12 min., basta con ver la cara de La Muerte que está que revienta). Bien, la cosa es que ya va a salir el sol, calma un rato con señor Muerte tocando, pero vuelve el pánico (5:34 min.) y fortísimo de la orquesta. Vale señalar las notas de los violines (5:53 min.) Magníficamente macabro y gigante (con un esqueleto super-saiyan en el video) que es respondido por el último fortísimo de la obra hasta que el "gallo canta" (8:26 min., el oboe). La Muerte con resaca (como terminé hace un par de días) toca lo que puede de su solo, y termina la obra con dos suaves acorde de las maderas y pizzicatos de violines.

Jaja, gracioso el cuento de las calaveras si va con estos dibujos. No se quién los hizo, y me da algo de paja buscar (¿lo siento supongo?). El carácter oscuro y bufón de esta obra es suficiente para volaaaar, combinado con el vals tan marcado. Esto tendría que interpretarse en las bodas, el vals de la muerte, ya que muerta es el mejor tópico en esos casos jaja. Un par de datos sueltos ya para terminar serían el que esta obra (debido a su interesante color al usar por ejemplo el xilófono) fue recibida bastante negativamente. El otro es el gran parecido del tema que toca el xilófono con los "Fósiles" de otra conocidísima obra de Saint-Saéns; el Carnaval de los animales. Ya en otro momento hablaré de él. Ésta es la susodicha parte, compara.

Para finalizar, otras interesante animaciones y un video que ya subí en esta entrada, con Dudamel dirigiendo esta obra.


Corto, muy corto

Medio maricón el baile de las calaveras, pero oyes, 
es una opinión personal


Solo me decepcionó el final cortado, en lo demás:
¡Qué mundo para más fabuloso!









Y a propósito, una fotiño que tome cuando me di una de
mis periodicas subidas al tercer piso de madrugada con un
cigarrillo a ver las estrellas hace dos semana. ¡Qué mala calidad!
bueno, me salió de espontaneo.