Buscar y encontrarás...

viernes, 31 de agosto de 2012

Tchaikovsky - Sinfonía Nº 6 en si menor, "Patética"

Bien, el borrador está ahí un tiempo, mejor si lo termino ya, además que es mejor si me dedico a hacer... "reseñas"... de un determinado compositor y sin hacer demasiados saltos (o sea, saltar entre compositores de épocas muy separadas; en vez de eso, iría hacia atrás, hasta que llegue al barroco, al final creo que no lo terminaré haciendo de ese modo), no sé, suena mejor... este... que estaba diciendo?


Tchaikovsky otra vez, me hace recordar que con su sinfonía Nº 5 me ahorre un esfuerzo algo jodido y simplemente puse un par de links y video. Suena tentador, pero no. Y la verdad no se como llevar esta entrada, que elementos señalar, etc. ¡ Ni aún ahora mientras la escribo ! y bien que podría señalar un par de párrafos con lo más importante, dejar los videos y adiós, publicar las cuatro entradas. Pero no, me sale inevitablemente la parrafada larguísima que ni siquiera se si alguien leerá al completo, jaja, de todos modos no se que me quejo, parezco pendejo de facebook... ups, lo siento, ya paro.
Bueno, bueno. Esta sinfonía es la obra cumbre de Tchaikovsky, la obra donde puso más de si, la partitura que más quiso y en la que está puesta su alma, como él mismo dijo.
Tchaikovsky fue alguien atormentado, desde su carácter débil, su hipersensibilidad, la muerte de su madre por el cólera (y siendo, más probablemente, de lo que el murió, pero ya llego a eso), su homosexualidad reprimida. De hecho, un calificativo que se encuentra de él es el de "niño de porcelana". Ciertamente esta hipersensibilidad es una fregadera en un mundo difícil, con toda su implacabilidad y los embates de la vida, llevándolo al su propio infierno en vida, quizá el de Sartre: el infierno son los otros. Quizá estoy siendo muy atrevido por estar poniendo demasiado un punto de vista muy personal, al hablar de lo que es la percepción del mundo para alguien tan diferente, a lo que solo puedo guiarme de los análisis ya publicados de otras personas, y dar un punto personal de como lo siento, que quizá no entiendas nada de lo que estoy farfullando, porque Tchaikovsky y su mente estan muertos. Muerto, con los gusanos y demás alimañas satisfechas hace mucho de su carne, y el intentar conocer la mente de otro es imposible, quedando como vestigio de lo que era en su música.

Al final, la variedad de lo que pueda haber tenido el tipo en su cabeza será siempre un enigma, pero lo llevó a plasmar todo lo que pudo de su ser en esta sinfonía, dejándola como un patético testamento de su vida. Otra pagina que recomiendo sería ésta, que hablar de estas cosas ciertamente están lejos de ser mi fuerte. Solo señalar los últimos datos de la obra que quiero contar ahora. La obra fue estrenada tan solo nueve días antes de la muerte de Tchaikovsky (28 de octubre de 1893), la cuál dice la historia se dió por suicidio, según dicen al tomar Tchaikovsky un vaso de agua sin hervir. Y que tiene eso de especial? pues que había una epidemia de cólera, y a joderse. Jodido el hecho que de lo mismo murió su madre tantos años atrás (39 años). El nombre de Patética (que significa "emoción" en este caso, no "ridículo") de esta sinfonía se la dió su hermano, pues esta sinfonía era como un testamento del músico, y su hermano debió ver más de lo visible a primera vista, ale que arriba están los links. Por el final (que ya escucharás) de esta obra, fue recibida con confusión en su primera presentación.


1) Adagio - Allegro non troppo




Y empieza la sinfonía, con los contrabajos y sus profundas notas tocando muy suavemente (cuidado con el volumen, está tan bajo que hay que subir el volumen, los matices son extremos en esta obra, y se le fue la mano al que grabó supongo, jaja). El fagot toca una oscura melodía, luego respondida en el mismo tono oscuro por las violas. Se repite este motivo, y viene el oboe. Termina el adagio terrorífico y empieza el allegro, 2:37 min. Violas y violoncellos toman la posta, con notas picadas y cortas, además de haber aumentado la velocidad. La intensidad aumenta hasta las deliciosas notas agudas de los violines primeros (3:20), motivo que repiten violines segundos, violas. Vuelve a aumentar la intensidad, hasta llegar a la parte de las trompetas y trombones (4:27 min), cambiando el ambiente de la obra a uno más trágico e intenso, hasta un fortísimo, del que la obra vuelve a descender en intensidad, preparándose para el tema principal del primer movimiento, siendo las violas las últimas en sonar.
Empieza la hermosa melodía principal de este movimiento (5:27 min). En eso Tchaikovsky era un maestro, era capaz de escribir de las melodías más inspiradas y bellas. El desarrollo continua, esta vez con las maderas tomando el protagonismo en una segunda melodía que se basa más en escalas ascendentes, terminando esta parte con todas las maderas tocando las mismas notas a diferentes octavas antes de la vuelta de las cuerdas (8:07), solo que ahora con notas sobreagudas para mayor placer, gracias al lirismo de los violines, mientras que cornos hacen la armonía detrás. Y termina el primer video con el clarinete entonando su solo seguido por el fagot, vamos a la segunda parte del primer movimiento (si que es largo).

Cambia la tonalidad, empezando esta parte con un violento acorde de "LA" semidisminuido por parte de la orquesta, con los bajos tocando unos tremolos mientras las cuerdas tocan un tema bastante agresivo. Responden los vientos y se repite. Vale señalar las maderas que tocan notas agudas y resonantes por sobre las cuerdas (0:27 min), vale ya dije suficiente. El cambio de aire de esta parte si mal no recuerdo tiene que ver otra vez con la lucha con el destino y esas giladas, bueno, es fantástico la música en esta parte, siendo lo que más me gusta el repentino piano del 1:14, con los bajos tocando notas rápidas y los metales una profunda melodía bastante oscura (a que no te viene el señor de los anillos al escucharlo), bueno, se adorna con una escala de cuerdas y maderas bastante agresiva y comienza a bajar la intensidad de nuevo. El 2:36 vuelve sobre la melodía agresiva con los metales y luego cuerdas. Así sucesivamente se desarrolla la obra, con un clímax en los metales en el 3:16. Las cuerdas vuelven con notas largas y pesadas llenas de tensión en el 3:35, con metales de fondo aumentando la fuerza de los sentimientos en esta parte, que culmina bajando la intensidad y con una nota de los metales.
Y la última parte de este movimiento, cambiando la tonalidad a si mayor y volviendo el tema principal (4:41). Bueno, no mucho más que decir de esta parte, bella, hermosa, inspiradora, magnífica por si misma, culminando con el clarinete que vuelve con el solo, hasta que viene un coral de metales tan fantástico que debo presionar el enter.
Quiero citar unas palabras de Brahms en una carta a Clara Schumann acerca de la Chacona en re menor de J. S. Bach:
" La chacona BWV 1004 es, en mi opinión, una de las más maravillosas y misteriosas obras de la historia de la música. Adaptando la técnica a un pequeño instrumento, un hombre describe un completo mundo con los pensamientos más profundos y los sentimientos más poderosos. Si yo pudiese imaginarme a mí mismo escribiendo, o incluso concibiendo tal obra, estoy seguro de que la excitación extrema y la tensión emocional me volverían loco.
Loco, esa es la palabra más correcta quizá en este contexto. No voy a hacer un texto largo más de esto, no es mi intención, solo decir lo que este segmento del 7:28 min. de la sinfonía de Tchaikovsky es para mí. No quiero más, de hecho estaría bien, confieso ser un pesimista terrible y no voy a negar que aborrezco la vida hasta donde puedo, y son momentos como estos donde la mente visita lo intocable, aquel lugar (ficticio, mental, por supuesto) donde halla lo que nunca será alcanzado por esta pequeña existencia, aquello que me hace desear sumergirme por siempre en esta melodía infinita, sin preocuparme más del tiempo, de las sensaciones mundanas que me rodean, solo dejar mi mente perderse en "la eternidad" (con comillas de sarcasmo, pero basta), o la nada, donde vamos todos al final, el descanso de la nada, por eso es bueno. El día que pase a esa nada, ya sea pronto o en un siglo (vamos, quien sabe cuánto vivirá y como terminará su vida), quisiera que en mi cabeza al menos solo resuenen estos acordes, una hermosa despedida, poder dormir con estas notas como última compañía...


2) Allegro con grazia




Bueno, bueno, no mi movimiento favorito es, así que cuánto escribiré de este movimiento no lo sé, la fuerza usar debes.
Primero lo primero, el ritmo de este movimiento esta a un complicado 5/4, lo que normalmente se marca sumando el ritmo de 3/4 (típico de valses) y 2/4 (un-dos, un-dos, etc) haciendo que el resultado a la hora de marcar el ritmo sea: UN-dos-tres-UN-dos, UN-dos-tres-UN-dos, etc. También puede hacerse al revés :P.
Bueno, este movimiento es bastante simple y grácil, un buen descanso para lo que vendrá después. Su cualidad es lo bailable que suena, algo que podrías usar para compartir un bello momento con tu pareja a lo cuento de hadas: iluminado por la luna, una hermosa vista, la elegancia de los trajes victorianos para hombres y quien sabe que vestido de la mujer, etc. Valses hermosos sobran, no se porqué siempre usan los mismos en eventos elegantes (al menos los pocos en los que metí las narices), ah, pero esto es con orquesta, rata soy.
Bueno, La melodía principal la introducen los violoncellos, con el ritmo de 2+3 (lo contrario de la explicación de arriba), aunque las maderas que acompañan al fondo dan la sensación de 3+2, bueno hasta que toman las riendas y tocan la melodía, donde cambia al contrario.
Los violines se alzan y tocan una segunda melodía bastante parecida a la primera. Ah, que hermosos ambientes creaba Tchaikovsky con sus melodías y su manejo de la orquesta! bueno, las maderas repiten la melodía de los violines y retoman la melodía 1... eh? que fue eso que acabo de escuchar? 1:57, se le escapó una nota mala a un clarinete, joder, accidentes que pasan. Es un paso de posta constante que hay entre grupos de instrumentos con las dos melodías presentadas hasta ahora. Bien hasta ahí dura la primera parte de este movimiento, ahora se va por la carne del sandwich.
Esta parte B como podemos llamarla no creo tenga mayor cosa que decir, solo volver a molestar señalando el ambiente encantador que Tchaikovsky logra manejando el color de los sonidos de los instrumentos para crear un ambiente tan especial. Esto es algo que se puede encontrar en gran cantidad en sus ballets, de hecho, la película "Fantasía" de Disney usa el bastante interesante Cascanueces para hacer unos escenarios recopados. Ya dije que las historias en música no son de mi agrado, pero no me impide gozar de las que son tan... graciosetas? bueno, me están dando ganas de compartir ballets de Tchaikovsky, pero aún tengo asuntos pendientes.
Vuelve a la parte A en el 5:20 min. (la anterior a B, el tocado por la orquesta al inicio, ya lo reconoces si escuchas), y al 7:30 entramos a la coda (parte final) del movimiento, un cierre. Como dije, no tengo mucho que decir de este movimiento, su estructura ya quedo mostrada (A - B - A - Coda), así que al siguiente.


3) Allegro molto vivace




Y ahora, agárrate fuerte que esto se pondrá mejor y mejor. Mi movimiento favorito de esta sinfonía, con su virtuosismo, su energía infinita, su aire triunfal y poderoso ( y el audio un poco defectuoso con su cambio de volumen al inicio, al tocar el oboe). La constante de la obra y que casi no deja de escucharse son los tresillos (grupo de tres notas que entran en un tiempo o pulso), figura que predomina en todo el movimiento, empezando las cuerdas el movimiento con este. El motivo principal del movimiento es introducido por el oboe introduce el motivo principal de todo el movimiento (0:14 min). Vuelve a tocarlo el trombón y luego la trompeta, mientras las cuerdas tocan un ligero crescendo que vuelve a bajar; intensos pizzicatos de las cuerdas (0:26 min. como botellas de cerveza siendo destapadas) que los bajos continuan, como el latido del corazón constante de la orquesta. Y empieza la melodía de los primeros violines, que usa las mismas figuras de antes (0:28 min), un tema bastante curioso; entre vivaracho, burlón, oscuro y...  "alegre". A su modo, por supuesto, como un duende con cara malvada que puede ser un personaje divertido si la historia en la que fue puesto va con ese objetivo. Pero bueno, así lo interpreto por su poca seriedad y el modo en el que está.
El movimiento continua su desarrollo con las cuerdas tocando pizzicatos (0:55 min) al unísono con el flautín, y se pasa a un fortísimo (1:06 min). Hasta aquí es la primera parte que se repetirá después antes de pasar al clímax del movimiento. Min. 1:45 comenzando con los clarinetes, se vuelve a la melodía principal, que continua con detaches de las cuerdas, respondidas por las flautas, y repite. La verdad en este movimiento se da una constante repetición del motivo principal, pasando entre instrumentos. El 3:28 marca la cercanía de la repetición de la primera parte, con las cuerdas (excepto segundos violines) tocando tresillos los cuáles podría comparar con movimiento, como vida que se mueve constantemente a tus pies pero no ves, concentrado en algo en frente a tus ojos, lo cual sería las octavas de los segundo (se escuchan claramente). Y llega la repetición, en el 3:40 min, volviendo al tema bufón de los violines primeros después de los pizzicatos como botellas de cerveza (3:55).
Todo lo de arriba fue bastante complicado, pero el clímax es bastante claro, siendo su mayor característica la fuerza con la que se presenta, empezando la sensación de progresiva ascensión con el timbal tocando un redoble suave que va en crescendo, junto a los bajos y sus trémolos (4:52).
Esta es la mejor parte, ya lo digo, con diversos grupos de instrumentos tocando el motivo principal mientras crece la intensidad de la orquesta hasta el 5:19, con el mismo sistema de "preguntas y respuestas" (cuando un instrumento o grupo toca un motivo y otro grupo o instrumento toca lo mismo, como "una respuesta", obvio no?) pero a todo dar hasta llegar al 5:24, donde todos tocan lo mismo. Finalmente la conversación entre cuerdas y maderas(5:30), con estas al completo tocando una poderosa escala y siendo respondidas por todas las maderas con la misma. La orquesta revienta en el 5:41, ¡ pero eso tienes que escucharlo con el volumen alto ! para que saltes con tal fuerza. Aquí se presenta de nuevo la melodía principal que señale arriba, pero al máximo, con algunas maderas doblando o tocando al unísono con las cuerdas esta, y los metales y el timbal tocando notas cortas, los acordes de esta parte, teniendo que explotar cada una de estas como... como... se me acaban los ejemplos. Bueno, bueno, viste esa película que es un clásico (creo...) Ben Hur? serían como el tambor del tipo que marcaba el paso en a los esclavos en la escena de la batalla naval y el hundimiento de la galera donde iba el protagonista, bueno, tu me entiendes. En fin, como una poderosa y ágil marcha golpean esos acordes (PUM, PUM, PUM, PUM) mientras las cuerdas y algunas maderas acompañan. Repito: volumen alto. Me es imperativo señalar el magnífico efecto que le puso el que edito el video al hacer que el golpe del platillo pareciese que hubiese sacado fuego y chispas (5:54).
Otro poco de desarrollo y volvemos al redoble del timbal (6:47 min), siendo ahora la sucesión de preguntas y respuestas entre el trombón y la trompeta, resuenan los platillos (como leí de Rostropochiv en un artículo en un número de la revista Reader's Digest: "que los platillos resuenen como si reventaran todos los ventanales!" o algo así, no tengo esa revista a mano ahora, la buscaré después, ehm... donde estará?) y vuelve el tema principal (como para no volverse loco de la magnificencia de esta parte).
Un último golpe de los platillos en el 7:46 para comenzar a despedirse de este movimiento, en un final bastante caótico, tocando a rabiar la orquesta para finalizar con una sucesión de tresillos y un acorde final.


 Aquí el score del clímax de la obra. Si sabes leer algo de música, podrás apreciar
los golpes de los metales (exceptuando a primera y segunda trompetas traidoras,
que le agregan una corchea), sino sabes leer música, se puede apreciar lo fregado
de esta obra. Como para que después digan que esto es fácil y se busque uno un trabajo de verdad...


4) Finale: adagio lamentoso




Y ¡ finalmente ! no desfallezcas, el cuarto y último movimiento. Sin grandes virtuosismos, sino pura armonía en pos de los sentimientos más oscuros como esperanza que desaparece por la llegada de la muerte. ¿Cuántas veces he dicho esa palabra? que repetido soy... en fin. El movimiento empieza con las cuerdas tocando el tema principal con la armonía incluida, algo que Tchaikovsky (de nuevo) sabe hacer excelentemente, escucha esta serenata, el primer movimiento, una obra solo para cuerdas, ¡ qué introducción ! las cuerdas expresando de una manera increíble. En esta sinfonía de nuevo se ve el excelente uso de las cuerdas para llenar totalmente una melodía, pero hay truco: la melodía que se escucha esta intercalada entre primeros violines y segundos violines. Más o menos como hacen estos tipos, la primera nota la tocan los segundos, la siguiente los primeros, de nuevo los segundos y así sucesivamente, violas y cellos tocan la armonía.De todos modos la melodía del inicio solo tiene seis notas (la cantidad de palabras del ejemplo, eh), toca la flauta, y vuelve. Casi no se siente el efecto, no?
Esta melodía tan dramática solo sonará en esta parte y en otra, y entonces, en el 2:20 min., empieza otra parte más esperanzadora (cosa que no durará mucho) que va aumentando en intensidad gradualmente, sumándose más instrumentos de la orquesta y siendo cada vez más terrible en el ruego de la canción, como queriendo subir la mano del pozo de la desesperanza con toda la fuerza de uno, hasta el 4:02, donde explota está melodía con ayuda de los metales. Baja la intensidad de nuevo, y se repite la primera melodía por última vez (4:51 min).
Minuto 6:02, súbitamente crece hasta el segundo clímax, más doloroso y trágico, tocando la melodía principal pero con desesperación. Ese es el tema principal de este movimiento: oscuridad, dolor y desesperación. Definitivamente, todo lo contrario a la muerte de un guerrero a la antigua, que moría con orgullo en su idea de lograr algún elevado estado de su persona, de haber alcanzado gloria eterna y esas cosas, muriendo con la frente en alto y feliz, vana ilusión. En esta obra, no. La desesperación y oscuridad definitivamente no pintan una muerte gloriosa o grande. El último "clímax" en el 7:57 min., donde ya no hay esperanza, solo una profunda tristeza y convicción de la cercanía al fin, por eso la intensidad ya no es tan alta, sino ahora es débil. Y comienza la despedida, en el 9:03 min., quedando nada más que cellos y contrabajos para dar los últimos suspiros, escuchándose los últimos latidos de vida (pizzicato de contrabajos) en el 9:22 min. Cinco últimos latidos de vida, que irónico...



Otra fantástica grabación, estos koreanos (bueno, la mayoría) tocan de putamadre,
además que la grabación es excelente, pero... hey! en el tercer movimiento (28:44)
se le fue a un trombón (34:42 min. segundo acorde de los metales) una nota. Joder, que fastidioso soy,
pero se sintió bastante notorio. Ya ya, ya me callo. Por cierto, ese director todo
un valle de sentimientos, ¡ cómo llora después del primer y último movimiento !
Principal atención al preludio al clímax del 3er movimiento, con la grabación
tan buena, se ve más grandioso la conversación entre cuerdas y vientos (33:53).

A Place for my Head

Con spoilers por supuesto. Y bien, este anime lo tengo fresco en la memoria (principalmente por la diversión que era para mí) lo que hace su review más fácil, ya que mi memoria es un chiste mal contado... mejor no profundizar en ese hecho.




No estaba muerto, estaba de parranda ♫

Danza Macabra - Camille Saint-Saëns





Las imagenes del video explican por si mismas de que va la obra. La verdad no me gustan nada las historias que acompañan a algunas piezas, me aburren (bueno, no tal extremo y también hay excepciones). Recuerdo cuando asistí a un recital donde se iba a interpretar la sonata para violín y piano en la mayor de Cesar Franck. El violinista empezó dando primero una pequeña introducción en la que le daba un contexto a la obra para que el público se guíe y tenga una idea del sentido de la música. Debido al carácter que tiene la obra en ciertas partes, lo describió con un funeral o algo por ahí (ha pasado tiempo, y me moría de sueño en ese momento si mal no recuerdo).
La música por si sola es fuerza, poder, emoción. Es limitante y pequeño el encuadrarla en un contexto para que esta tenga un sentido; de hecho, es ridículo. Ojo con las malas interpretaciones, no estoy despotricando del músico que escuché en esa ocasión, solo me expreso. Pueda servir para que el público que escucha por primera vez una obra y sin la... ¿cómo llamarla? ¿sensibilidad suficiente? o desarrollada, aunque igual suena mal como lo digo, halle con que fútil evento darle un sentido a la música. Es útil para la audición que recién se empieza, pero al final, esta termina hallando su propio lugar por si misma (es diferente el usar ejemplos para explicar la expresión al momento de estudiar una pieza, ya sea en orquesta o en instrumento propio).  En lo personal me gusta mucho lo indeterminado (como al final termina siendo la música en la mente), lo etéreo o nebuloso, que no tiene una explicación o es simplemente demasiado volado (que pobre descripción...). Recuerdo que hasta mis pesadillas más terroríficas son así: no hay monstruos o cosas que tengan que ver con algún primitivo miedo humano (o moderno, con el estrés de la vida del hombre moderno), no. Recordando, en estos solo existe mi conciencia en quien sabe donde acompañada por una sensación... "cuadrada" (no se que otra palabra serviría mejor en este caso) que me aplasta, o rueda? joder, con pesadillas como esa para que quiero hierba! no se porqué el color naranja se me viene a la mente cuando intento reconstruir esas raras pesadillas.

En fin, mucha paja mental. Lo básico: esta obra está basada en un poema de Henri Cazalis que describe a la muerte tocando el violín invocando a los muertos (nunca los dejan descansar en paz).
Procede tal como se ve el en video: el arpa representa las campanadas (doce dicen) y sale La Muerte (omnipotente y omnisciente, nunca lo olvides) que comienza afinando el violín. Para esta parte el violinista solista debe afinar su instrumento un tanto diferente del de los demás violinistas, afinando la cuerda más aguda (mi) un semitono menos. El acto de afinar un instrumento de cuerda frotada es normalmente pasando el arco sobre dos cuerdas al mismo tiempo (para comprobar el correcto intervalo entre las dos en base a bicordes, cosa de oídos). Queda en que el violín principal está un poco diferente. Con dos acordes en las cuerdas usando el pizzicato (0:34 min.) empieza el vals, con una pequeña introducción y procediendo La Muerte (ah! como me gusta ese nombre) a tocar su oscuro, gracioso como oscuro y maquiavélico solo. Después de preguntas y respuestas entre le solista y los vientos maderas vuelve La Muerte a afinar el violín (1:02 min). El vals vuelve con fuerza, esta vez de parte de las cuerdas, representando esta parte de la música el alzamiento de los cadáveres y el comienzo del baile. 1:51 min. vuelve el solo, pero las respuesta de las maderas no vienen solas. Se agrega el xilófono, genial detalle de Saint-Saëns para representar el choque de los huesos entre los putrefactos. Y así la música va desarrollando, adquiriendo más intensidad por momentos. La verdad no se que tiene que ver la pareja de esqueletos casándose en el 2:45 min. pero bueno. El solo vuelve pero cambiando la tonalidad a si mayor (donde está el flaco dándole el ramo a la desnutrida vestida de rosa), las maderas responden, luego las cuerdas y pasan luego a subir y bajar usando escalas cromáticas mientras los cellos y contrabajos tocan una de las melodías principales. Todo misterioso siempre, representando si mal no me ubico esta parte el viento que corre, que ya llega el amanecer y el miedo.
4:00 min. que ya está en su clímax, los metales (empezando por trombones, luego trompetas y vuelve trombones, siempre apoyados por los cornos) representan el miedo de las calaveras, vamos, que la fiesta se acaba y ya es lunes. Corta fue la ilusión (por cierto, que pesadas las calaveras jodiendo a La Muerte en el 4:12 min., basta con ver la cara de La Muerte que está que revienta). Bien, la cosa es que ya va a salir el sol, calma un rato con señor Muerte tocando, pero vuelve el pánico (5:34 min.) y fortísimo de la orquesta. Vale señalar las notas de los violines (5:53 min.) Magníficamente macabro y gigante (con un esqueleto super-saiyan en el video) que es respondido por el último fortísimo de la obra hasta que el "gallo canta" (8:26 min., el oboe). La Muerte con resaca (como terminé hace un par de días) toca lo que puede de su solo, y termina la obra con dos suaves acorde de las maderas y pizzicatos de violines.

Jaja, gracioso el cuento de las calaveras si va con estos dibujos. No se quién los hizo, y me da algo de paja buscar (¿lo siento supongo?). El carácter oscuro y bufón de esta obra es suficiente para volaaaar, combinado con el vals tan marcado. Esto tendría que interpretarse en las bodas, el vals de la muerte, ya que muerta es el mejor tópico en esos casos jaja. Un par de datos sueltos ya para terminar serían el que esta obra (debido a su interesante color al usar por ejemplo el xilófono) fue recibida bastante negativamente. El otro es el gran parecido del tema que toca el xilófono con los "Fósiles" de otra conocidísima obra de Saint-Saéns; el Carnaval de los animales. Ya en otro momento hablaré de él. Ésta es la susodicha parte, compara.

Para finalizar, otras interesante animaciones y un video que ya subí en esta entrada, con Dudamel dirigiendo esta obra.


Corto, muy corto

Medio maricón el baile de las calaveras, pero oyes, 
es una opinión personal


Solo me decepcionó el final cortado, en lo demás:
¡Qué mundo para más fabuloso!









Y a propósito, una fotiño que tome cuando me di una de
mis periodicas subidas al tercer piso de madrugada con un
cigarrillo a ver las estrellas hace dos semana. ¡Qué mala calidad!
bueno, me salió de espontaneo.