Buscar y encontrarás...

sábado, 28 de julio de 2012

Koyaaaaaanisqatsiiiiii

Como esos hombres-zombie que seguían a Imhotep de manera muy ineficiente. Me refiero a caminando lenta y torpemente entonando "Iiiiimmmmhooooooooteeeeeeeeeeeep, Iiiiimmmmhooooooooteeeeeeeeeeeep" y así sucesivamente. Hay que tomar en cuenta que daban uno o dos pasos cada vez que decían el nombre. Bueno, al menos cuando los protagonistas estaban cerca, corrían como los locos zombies o lo que sea que sean los de "Soy leyenda".
Koyaanisqatsi, según la wikipedia, significa "Vida fuera de balance" o "desequilibrada" caray, en el idioma de la tribu Hopi. El idioma de esta tribu pertenece a la familia de las lenguas uro-aztecas, de donde sale también el náhuatl, el idioma de la cultura Azteca, por eso Koyaanisqatsi tiene una fonética familiar con nombres de dioses aztecas, como Quetzalcóatl (bueno, solo quería mencionarlo). Jaja, como estar invocando a una deidad pagana, dónde están los sacrificios de sangre y doncellas vírgenes ?!




Koyaaaaanisqat... perdón, Iiiiimhoooooteeeeeeeep!!!

Bueno, basta! luego de la pobre selección de imagen, creo que la cosa es aclarar que carambas es Koyaanisqatsi. Pues es una película, más un documental, cuyo tema principal es (lo que se está volviendo común estos días) la concientización de lo que es la patética vida humana y su desequilibrio con la naturaleza, la destrucción y eso, ya me entiendes. Bueno, lo de patética es de mi cosecha, no me hagas caso. Como sea, la película plantea tantas cosas como tu veas en ella, es una experiencia de la que tu sacarás tus conclusiones, solo sé que nada más me importan en esto las mías. 
Este film filmado ( :D ) por Godfrey Regio, forma parte de la trilogía "qatsi" : Koyaanisqatsi, Powaqqatsi y Naqoyqatsi. Cada título tiene su significado: Powaqqatsi, vida cambiante y Naqoyqatsi, vida como guerra. La música corre a cargo del minimalista Philip Glass.







Y es la música y la conjunción de esta lo que hace estas escenas, con seguridad más sin sentido sin el fondo musical, tan míticas y atrapantes. Por supuesto, eso dependerá siempre del oído (cerebro) al que llegue esta obra.

El común de la gente asocia música con la música popular que escuchamos, en su infinidad de géneros, y la mal llamada "música clásica", pero hay más tipos de música nacidos durante el siglo XX; muchos de ellos muy raros, muy curiosos, y muy especiales. Muchos de ellos rompieron totalmente el esquema de música que nació y se fue perfeccionando a lo largo de los siglos anteriores. Una forma bastante correcta de definir la historia de la música sería como la progresiva aceptación de las disonancias. Las reglas y prohibiciones para la composición nacidas en el barroco y afianzadas en el clasicismo fueron cambiando en pos de la mayor expresividad de la música del romanticismo, hasta que llegamos al siglo XX, donde nacieron corrientes como el dodecafonismo. Pongo a Anton Webern como ejemplo para que te des cuenta de lo diferente que se torna esto en comparación con la tonal y agradable música que imaginamos y estamos acostumbrados al escuchar las palabras "música clásica". En si, todo este tema es enorme, pero no quiero ahondar en el, solo una pasada con los dedos a la superficie del agua.
Pues bien, la música de fondo en estos fragmentos del filme "Koyaanisqatsi" pertenecen a la música minimalista, música que no es tan diferente como lo ya escuchado (si lo escuchaste) de Webern. Esta música se basa en lo tonal (un descanso supongo a lo escuchado de Webern), siendo normal el mantenerse estática en una tonalidad o cambiar lentamente, y la repetición constante de frases musicales u otras figuras musicales más pequeñas. Eso si debes sentirlo claramente en la música, en su constante repetición del motivo principal.

Por último, unas palabras por los fragmentos puestos arriba. Lo más claro e inmediato que uno puede escuchar es ese aire oscuro y terrible, tomando en cuenta principalmente el primer video de arriba. El inicio con órgano me recordó a esta chacona la primera vez que lo escuché. Un bajo comienza a cantar "Koyaanisqatsii" en las partes lentas de la obra. El ritmo y melodía cambia drásticamente en el 1:07 min., conjugándolo con el time lapse de las escenas citadinas grabadas (1:36 min., creí que saldría Godzilla de ahí). La melodía lenta con el bajo vuelven a retomar en el 1:39 min. pero esta vez con una nueva y escalofriante melodía por parte del órgano. mucha atención a esa melodía, volverá a ser escuchada en todo su esplendor en el tercer segmento.
Recomiendo subir el volumen para el segundo, está un poco bajo. Empieza con las cuerdas tocando notas largas que parecen ser notas pedales, no lo sé, estoy suponiendo. Súbitamente, vuelve el segundo motivo que se escucha en el primer video, pero con algunas variaciones y agregados. Después de la temible imagen del hongo característico de una explosión atómica, el tema cambia por uno nuevo en el 2:32 min., interpretado exclusivamente por los coros. Este tema es más suave y escalofriante, pero no por un tema oscuro, sino por lo contrario, un tema más positivo, siendo esta característica combinada con su desarrollo armónico lo que lo hace, a mi parecer, aún más terrorífico que los anteriores. Y, luego de la larga escena del avión, volvemos con un tema (5:57 min.) que parece una combinación entre la tercera parte del coro con el segundo tema de este segmento. Joder, no más, que obra demonios!
Y la escena final de la película, en el segmento más increíble sin lugar a dudas, tan escalofriante y tan hermoso que tiemblo al verlo/escucharlo. Bájale el volúmen, que esto está más fuerte; no hay ataques súbitos, pero de todos modos puede molestar. La escena entera nos muestra el despegue, explosión y la lenta y larga caída de un fragmento de un cohete. En realidad es un montaje donde primero muestran el despegue de un exitoso Saturn-V y en la caída, el fallo de un Atlas-Centaur con su explosión. Bueno, la cosa no es esa, y no hay muchas referencias de este accidente en la web. La escena empieza con el coro acompañado por el órgano en un tema bastante épico, antes de empezar con la melodía del primer video, la que salía en la última parte y te dije que le prestes especial atención. Ahora la escuchamos más desarrollada y con el bajo cantando de fondo, mientras acompañamos al accidente, viendo el incendio y la caída del fragmento a la nada, en un segmento que parece durar una eternidad. Después de todo, el fin último de cada vida es la nada de la muerte, la desaparición de nuestra existencia y el poco efecto que esta tiene en un mundo que continua sin problemas aunque uno desaparezca. Recuerdo lo que escuché una ves en un documental del espacio: si ahora un meteorito de enorme tamaño cayese sobre la tierra y todo muriese, al resto del inmenso universo no le importaría un carajo, no habría gran cambio con que unas motas de polvo desaparezcan. Si algo es muy cierto, es que no importa que tanto se malogre el planeta, el humano sobrevivirá, es una peste muy dura y numerosa, lo que es una desgracia. El ridículo de la existencia es grande, porque estamos hechos para hallar lo bueno en una estupidez y a partir de ello valorar lo demás. Como la religión es un producto del cerebro para aliviar el estrés existencial que el ser humano experimenta al tener conciencia de su propia existencia, y por un momento puede hallar paz mental para olvidar sus miedos. Se ve también en las madres luego después de dar a luz, cuyos cerebros producen oxitocina para el olvido del dolor del parto y el apego de esta al niño (o niña). También con los deseos de grandeza, donde vemos el ser recordado como razón para la vida, que en realidad no deja de ser un mero deseo social y de vanidad, ya que la gloria no te sigue a la muerte, solo satisface tu ego de ahora. La muerte no me es un problema, mi problema son los vivos, esta irritante y cansina especie, esta desgraciada especie tramposa, mentirosa y bastarda. Mi salud emocional y física sufre, después de todo humano soy también que solo espera el día de su muerte liberadora. La obra termina enfocando unos pictogramas.

Para descargar, está bueno esta pagina; pero, eso sí, demora un poco si no tienes cuenta (por cierto, no le hagas caso a Extabit y FileMates, que de todos modos han muerto los link).

jueves, 19 de julio de 2012

The sky call to us, if we don't destroy ourselves, we will one day venture to the stars ♫

Largo título, sep, como si no pudieses verlo. Para dejar en claro de que estoy hablando, aquí el link, y el nombre del proyecto: Symphony of Science. En corto: John D. Boswell es un músico, ohhhhhhhh!  al que le gusta mucho la ciencia y la... música... e inspirado por remixes como estos (bueno, en su pagina ya está la dirección, solo estoy plagiando) hizo lo mismo pero trabajando con grandes series de divulgación científica (como "Cosmos" de Carl Sagan) y otros (hay fragmentos de entrevistas y otros tipos de programas).



 


El resultado es bastante interesante por hacerme el interesante y sonar serio, y en personal y dejando eso, me gustó mucho. Pero mucho, mucho, mucho. Bueno, para nadie es un secreto que a lo largo de la historia la naturaleza ha sido y es fuente de fascinación e inspiración para el ser humano. Que fuerza hace en nosotros despetar tal fascinación por ella? Por esta Beethoven compuso su sinfonía Nº 6 "Pastoral". La verdad no es de mis favoritas ni me frikeo por ella, pero es encantadora, y que decir del uso de la orquesta y efectos que de esta logra Beethoven! pero ese no es el tema. Desde la antigüedad se veía también al cielo, generando también sentimientos en los que quedaban atrapados por la imagen de las estrellas en el cielo. Que eran esas luces? pensar que son masas de gas tan enormes y calientes, y con tantas y diferentes reacciones en su exterior e interior, es algo refrescante y completo. Ahí afuera, por encima de la protección de nuestra atmósfera, hay tanto espacio y tantas cosas raras y magníficas, que me siento perdido en mis pensamientos cuando me doy cuenta de ese hecho una y otra vez, porque una y otra vez lo olvido. Es un placer que muy pocas veces me doy, por temor a que se torne rutinario y pierda su escencia, subir a los más alto del techo, cuando más luna hay, y ver hacia arriba (a veces fumando un cigarrillo), viendo las tintineantes estrellas, imagenes de un pasado distante, fotos de ciertos segmentos del universo que se quedaron en el tiempo hasta el momento que tocan mis retinas, después de todo esa luz pudo haber salido disparada de la estrella (o galaxias) unos años atrás, hasta cientos de millones de años atrás. Me ha gustado esto de la astronomía y la ciencia desde que era niño, aunque nunca me metí a estudiarlo a profundidad, y la verdad a veces se me hace una obsesión, por eso tan grande, y uno tan minúsculo, que no se entera ni dónde está parado.

Pero bueno, basta de palabrería, que lo principal es esos interesantes trabajos:


A Glorious Dawn


We are all connected


The Quantum World


Our Place in the Cosmos


The Unbroken Thread



No pienso hacer texto de cada canción, son hermosas, pero no me dan mucho para decir, supongo que ahora sería solo "escuchar", en todo sentido de esa palabra. He puesto de tantas, las que más me gustan, y se me pudo ir alguna, pero por ahora lo siento suficiente.
Bueno, si hay un poco para decir de cada una, como la primera, que es la primera de esta serie de videos que vi. Esa línea: "un amanecer más glorioso nos espera, no solar, pero si galáctico, una mañana seguida de 400 mil millones de soles". Te imaginas ese espectáculo? ver tantas estrellas brillando... en fin, otra sería la cuarta, con su tema suave y poético, perfecto para relajarse diría yo; y el último, con su tema más encantador y alegre, además de las excelentes animaciones para explicar las diferentes ramas en las que se dividió y se divide la vida.

Bien, hasta ahí por hoy. Este final a modo de postdata para asombrarme que haya llegado a mil visitas este blog. No deja de ser curioso, aunque mucho de que alegrarme no tengo, ya que las gráficas demuestran que la mayoría de visitas se deben al fanservice de la entrada de Highschool DxD, y entradas como esta no llaman la atención, o no mucha. Si publicase más fanservice seguro tendría más visitas, pero no, eso sería... ehm, tirar por lo bajo? no lo sé. Tengo que publicar algo voluminoso y más amplio por esas mil visitas, o al menos eso deseo. Lo bueno es que se acerca un tiempo en el que tendré mucho más tiempo libre, aprovecharé eso para ponerme al día y para trabajar la cabeza y se me ocurra algo interesante... pero que digo? publicaré lo que me guste, jaja, como siempre hago.

sábado, 7 de julio de 2012

Sueña, sueña y mejor si no despiertas...

Que fatalista el título, o tiene otra connotación? por qué pregunto si yo lo escribí en primer lugar?
A veces pasa, que al dormir sueñe con sonidos o melodías, ah! pero nunca como a Tartini, que soñó con la sonata del diablo y al día siguiente se puso a componerla. Melodías originales solo me salen divirtiéndome con el violín o con el piano, pero como que soñarlas todavía. Que estaba diciendo? a si, para evitar las idas y vueltas, que desperté con esta melodía sonando en mi cabeza. Específicamente el solo de flauta, una y otra vez a pesar de estar ya en este mundo de dolor. Será que suelo quedarme dormido con los audífonos en mi cabeza escuchando música, al punto de sonar sin tenerlos puestos.

Prélude à l'Après-midi d'un faune (Prelude to the afternoon of a faune) (Preludio a la siesta de un fauno) - Claude Debussy



A ver a ver, cuál era la historia de esta obra? ahí vá:
Esta obra en resumen corto la compuso Debussy inspirado en el poema del mismo nombre del poeta (valga la redundancia) Stéphane Mallarmé. Vale, en realidad el poema solo se llama "La siesta de un fauno" y Debussy tenía pensado escribir un preludio, interludio y paráfrisis, pero al final solo presento el preludio, el cuál aún así ya estaba completo, prescindiendo de las otras dos partes.
La poesía de Mallarmé esta llena de simbolismo, color, además de diluir el propio verso y palabras. Esto es básico de tomar en cuenta, porque justo la obra presente de la que quiero hablar es un maravilloso ejemplo del llamado "impresionismo musical". El poeta ya mencionado justamente usaba dichos elementos para transmitir impresiones y sentimientos, llamando la atención de diversos compositores franceses, además de Debussy. Y esa característica etérea y ensoñadora es la que Debussy plasma en esta obra, usando para ello algunos recursos bastante interesantes (como que no haya un ritmo fijo en la obra, sino que este va cambiando constantemente en toda la obra).


Muy bien, empezaré con la orquesta. Para esas épocas, osea segunda mitad del siglo XIX, la orquesta contaba con una estructura ya más amplia, donde aparte de las cuerdas (violines, violas, violoncellos, contrabajos) y viento-maderas (flautas, oboes, clarinetes, fagotes), estaba ya al completo la familia de viento-metal (trompas, trompetas, trombones, tuba) y la percusión que iba creciendo conforme los compositores hallaban nuevos timbres para la orquesta (y compositores como Mahler o Berlioz que usaban orquestas enormes). Pues bien, Debussy, para lograr el efecto etéreo y suave de esta obra, tuvo que usar una orquesta un tanto diferente. La diferencia radica en que no lleva instrumentos de potencia como las trompetas, trombones, tuba ni percusión; sino que solo van las cuerdas, vientos maderas (con Corno Inglés de agregado por ahí), dos arpas y al final platillos (se usan en los tres compases finales).
Y ahora la obra... joder, es que a diferencia de otras con ritmos y partes bastante determinadas, ésta es muy nebulosa. Solo voy a señalar las partes en las que está dividida, siendo primero la introducción, la cual inicia con un solo de flauta. Esta toca una secuencia de notas en descenso cromático; siendo la primera nota do# (do sostenido) que desciende a un sol. Este descenso cromático se asociaba en el renacimiento con sentimientos como la tristeza y dolor, y la historia trata (me olvidaba) de un fauno que anhela a las ninfas, y en su sueño cree verlas, sintiéndolas cerca y lejos al mismo tiempo, llegando a dudar incluso de su sentido de la realidad, siendo producto del dolor ocasionado por su anhelo ese solo de flauta del inicio. Va como anillo al dedo podría decir, aunque no le veo en que evoca tristeza una escala cromática descendente.
Este solo es respondido por el corno francés (o trompa) mientras el arpa hace una subida para dar el efecto de magia. La primera parte empieza cuando la flauta vuelve a tocar su solo, siendo este solo el motivo principal de toda la primera parte, ya que se repite cuatro veces más, cambiando en cada repetición (ya sea agregando adornos, modulaciones y variando la melodía principal).
La primera parte culmina con la cuarta repetición en el 3:20 min., la cuál es tanto bastante diferente, ya que Debussy usa en esta repetición la escala hexatónica, y sigue la segunda parte con el solo de oboe, en el 3:49 min.
Esta segunda parte de la obra se divide en dos, la primera muy lírica, y la segunda en el 4:44, cambiando de tonalidad.
La parte final, que empieza con el clarinete en el 7:07 min., tiene parecido con a la primera parte, con el mismo motivo principal mas con notables variaciones, dándole a esta obra la estructura ABA' (estando B dividida en dos).
La obra termina muy suavemente, retomando la flauta su papel protagonista, mientras las cuerdas terminan con pizzicato, como dos latidos.
Terminaría esto divagando, primero diciendo lo que me gusta el contraste y color de la trompa luego del solo de flauta al inicio. Es pastoral y natural, con mucha vegetación si necesito describirlo de alguna manera, y otro toque de madera seca y fresca con el viento soplando. A mi me gusta escuchar esto en épocas de frío o lluvias, cuando hay muchas nubes y el viento sopla con calma y un frío seco tremendo. Bah, no es tan frío, pero considerando el espantoso sol de prácticamente todo el año, no me inspira nada una primavera que en mi vida he experimentado. Así que sol, fuera.
Eso sería todo, y que jodido el tiempo que me demoré escribiendo una entrada tan corta, bueno, no estoy muy inspirado hoy... ejemm... pss, psss, psssssssssssssssss...